Cosmismo moderno

El cosmismo se originó en Rusia hace más de cien años. Ese era un concepto filosófico futurista esotérico sobre la poshumanidad, la inmortalidad tecnológica, la resurrección y la expansión cósmica. Los primeros cosmistas rusos (N.F. Fiodorov) propusieron la idea de la descompactación (aligeramiento) del cuerpo humano, que eventualmente no necesitaría una atmósfera y sería alimentado directamente por energía solar. Lo llaman “humanidad radiante”: una sociedad perfecta de seres sumamente morales y superconscientes que se fusionan y colonizan todo el Universo. El Cosmismo Moderno aporta a esta doctrina una base ontológica, una estructura científica y una comprensión más profunda de la tecnología posible.

Lo más probable es que la humanidad se divida en dos corrientes principales: una civilización biológica mejorada genéticamente basada en la Tierra y una sociedad digital que se marcha, creando una nueva realidad cósmica donde los conceptos de verdad, conciencia, libertad y felicidad se revisarán profundamente. El Cosmismo Contemporáneo plantea la pregunta crítica sobre el encuentro y la unión con otras civilizaciones cósmicas y sugiere algunas respuestas sobre su “inquietante silencio”. Aquí tocaremos algunos de los problemas relacionados en cosmología y astrofísica, como la forma y el futuro del Universo, la paradoja de la información del agujero negro, el espacio multidimensional, la energía oscura y la interpretación de la mecánica cuántica. Además, intentaremos responder algunas preguntas profundas como la flecha de tiempo separada y las excepciones al principio de causalidad.

A diferencia de cualquier otra área de la filosofía y la tecnología anterior, el cosmismo plantea preguntas fundamentales sobre la naturaleza poshumana, cómo se conecta con la realidad y por qué deberíamos eventualmente deshacernos de nuestro hardware biológico. ¿Cómo podemos definir la Evolución Cósmica y el papel de la vida inteligente? ¿La estructura de la realidad está incluida en la conciencia? ¿Es posible crear un universo en un laboratorio? ¿Existen límites para las simulaciones funcionales de la conciencia? ¿Seremos capaces de crear agentes súper inteligentes con conciencia y sentimientos? ¿Cuáles son los límites de la tecnología humana y cuándo comenzará la IA a recrearse? ¿Podríamos mejorar nuestra propia naturaleza rediseñando genéticamente nuestro ADN?

¿Cómo cambiarían nuestros conceptos de subjetividad, percepción y moralidad, si viviéramos en un entorno de megaconsciencia donde uno puede experimentar presencia múltiple, personalidad, género (o ningún género) y tipos ilimitados de sentimientos artificiales? ¿Cuáles son las posibles ramificaciones y consecuencias de la conciencia digital? El cosmismo sugiere que la naturaleza profunda de la realidad también es digital y utiliza código fuente existencial proveniente del Ser que posiblemente esté usando la “humanidad radiante” para su propia preservación y modificación.

Metafísica

El Cosmos no es fácil de definir. Los antiguos griegos lo describen como un hermoso orden y un todo que es lo opuesto al caos fragmentado y feo. Según los estoicos, el Cosmos se ubica en el vacío infinito. Es animado, inteligente, esférico y sólido. Nació del fuego y eventualmente se convertirá en fuego, pasando su ciclo de desarrollo. El Cosmos está regido por el logos, que es el principio de la razón, la mente del mundo, la medida, el poder de la ley, la forma de la palabra y el número de la palabra. Según los neoplatónicos, el Cosmos es la vida del alma del mundo (anima Mundi) y se mueve bajo su influencia. El Cosmos está ordenado jerárquicamente: desde las capas móviles más altas del éter más fino hasta las capas fijas y pesadas de materia.

El Cosmismo moderno describiría el Cosmos como una sola emanación del Ser y el hogar de una forma particular de esencia. El Cosmos no es “todo lo que hay”, sino un sistema unido donde se puede activar el mecanismo de ciertos tipos de existencia. El Cosmos no es un término científico porque nunca podremos observar o detectar la mayor parte. Sin embargo, probablemente podamos modelarlo basándonos en la feliz suposición natural de que el Logos, a través del cual podemos ver el resto del Cosmos usando nuestros “ojos inteligentes” como sugirió Platón, también gobierna nuestra mente.

El cosmismo es una doctrina de la vida consciente en el espacio y su influencia en la evolución del Cosmos. Ya estamos viviendo en el Cosmos a través de la Tierra, pero esta no es la única forma de hacerlo. Además, no es la única (mejor) forma de vida para las civilizaciones avanzadas. En realidad, no existe tal cosa como “unidireccional” en la realidad porque la unicidad es una propiedad que pertenece únicamente al Ser. Todo lo demás debe ser plural, incluido el Cosmos y sus estructuras, que contienen océanos de diversos Multiversos, que consta de un sinnúmero de Universos. Sin embargo, este número no es infinito. Porque solo el Ser puede lidiar (nuevamente) con el infinito, representado de muchas formas diferentes por muchos Cosmos diferentes. Como una miríada de relámpagos (diminutos y enormes), explotando y desapareciendo en el infinito cielo oscuro donde nuestro Cosmos está parpadeando entre otros y absorbiendo su “código fuente existencial” del Ser.

Uno de los principales principios de la evolución, la selección natural, es postular que la vida debe sobrevivir a través del proceso de mutación, lo que resulta en un código de ADN modificado / mejorado (como la retroalimentación de la vida). De manera similar, pero de una manera diferente, el Ser está enviando códigos fuente existenciales individuales a sus Cosmos emergentes, sugiriendo diferentes estrategias de supervivencia contra su único “enemigo” común: Nada.

Luceverum

Podemos especular que preservar la información (conocimiento) sobre el Cosmos es posible sólo con la participación de seres altamente inteligentes, que, como semillas, pueden crecer en los Universos “amigables con la vida”. El mecanismo de tal participación está actualmente mucho más allá de nuestra comprensión, pero probablemente debería pasar por un canal específico que podemos definir como un Luceverum (en latín, luz, realidad verdadera).

Nuestro cerebro es un gran regalo y un indicio de la naturaleza de que la nueva realidad de la mente consciente se puede lograr a través de la red sofisticada y las capas de conectores que pueden tener un “hardware” de soporte muy diferente. Nuestro cerebro orgánico probablemente no sea el mejor receptáculo para la conciencia; de la misma manera que las alas naturales no son la mejor manera de volar a través de los océanos. El cosmismo moderno también sugiere que en un futuro no muy lejano, de la humanidad surgirá una forma artificial de vida inteligente no biológica que eventualmente se convertirá en nuestro próximo avance evolutivo a través de la transformación. No estamos hablando de inteligencia artificial o “vivir en supercomputadoras gigantes”, sino que estamos tratando de describir un concepto nuevo radical donde la realidad tendrá una verdadera representación digital. Es posible porque la naturaleza profunda de la realidad también es digital (informativa), por lo que la espiral que regresa a la fuente parece natural.

A esta representación la llamamos Luceverum, a través de la cual la humanidad post-post-post puede posiblemente participar en la creación y evolución de nuevos Universos. Además, cumple el viejo sueño de libertad ilimitada, creatividad inimaginable, poder universal e inmortalidad condicional. Esta será la realidad sintética totalmente nueva, una pequeña fracción de la cual podríamos experimentar hoy como una felicidad significativa.

Primeras generaciones de Luceverum, podemos definirlas como una realidad espacial, artificial, digital y megaconsciente. Esta construcción será posible y alcanzable porque la naturaleza profunda de la mente y la realidad física son la misma. Esta idea fundamental (directa o indirectamente) fue apoyada en muchas corrientes filosóficas. Incluso en Cosmología, el principio antrópico se considera como una posible razón para un Universo afinado. Quizás cada kit de construcción existencial viene equipado con una opción de conciencia.

Actualmente formamos parte de la vida orgánica, que es bastante frágil y siempre sujeta a la misericordia y al entorno impredecible de su planeta natal. Los seres humanos (y muy probablemente los poshumanos) no están diseñados para vivir en el espacio e incluso nuestros cuerpos profundamente modificados genéticamente (incluido el cerebro) nunca se adaptarán a la alta radiación y las temperaturas extremas del duro espacio abierto. Porque no es nuestra misión. La gente siempre vivirá en la capa inferior de la atmósfera (o en el caparazón de una nave espacial). Estos son nuestros límites evolutivos y, como tal, nuestro encarcelamiento. Sin embargo, el Cosmismo no debería apoyar la idea de viajes interestelares o colonizar nuevos planetas. Es otro refugio para el mismo tipo de vida orgánica inteligente. Como colonizar más cuevas en la Edad de Piedra en lugar de cavar la tierra en busca de metales. Entonces, deberíamos buscar la vida virtual

y admitir que el kit de construcción orgánico está muy limitado por las leyes de la naturaleza. Tenemos otro camino por recorrer, una forma más significativa y emocionante de superar nuestra naturaleza biológica para unirnos a civilizaciones galácticas superinteligentes.

Para nuestra próxima etapa evolutiva, deberíamos desarrollar una realidad ligera, refulgente, súper inteligente y poderosa ubicada de forma independiente en el espacio, que Konstantin Tsiolkovsky previó como un hogar de humanidad radiante, que yo llamo Luceverum. Eventualmente, esto se convertirá en una construcción viviente de megaconciencia de escala cósmica que tomará energía directamente de una estrella o incluso directamente del tejido del espacio-tiempo mismo.

El Luceverum es un hogar no planetario de la civilización digital post-post-humana. Pasará por muchas etapas de desarrollo. Inicialmente, los primeros elementos se construirán en la Tierra en un futuro cercano como un intento de “cargar la conciencia” y proporcionar un escape de la muerte biológica. La investigación activa sobre este primer paso comenzó en 2005 con el “Proyecto Blue Brain”. La iniciativa Swiss / EU Whole Brain Emulation (WBI) tiene como objetivo comprender un conectoma del cerebro humano y crear su modelo de detalle a nivel molecular. El Proyecto Europeo del Cerebro Humano (HBP) tiene como objetivo integrar grandes volúmenes de datos de neurociencia en modelos unificadores. El proyecto de la iniciativa US BRAIN tiene el objetivo final de mapear la actividad de cada neurona en el cerebro humano. El “Allen Institute for Brain Science”, con sede en Seattle, está modelando los mecanismos detrás de cómo el cerebro almacena información. El presupuesto combinado de esos proyectos probablemente ha superado los $ 5 mil millones. Esto muestra las intenciones serias de los laboratorios participantes y las personas / organizaciones de apoyo. Los científicos ya han podido modelar el cerebro de un ratón y también algunas áreas del cerebro humano. Por lo tanto, lo más probable es que un modelo completamente funcional esté listo para mediados de siglo y los primeros experimentos de carga se realizarán poco después.

Sin embargo, la carga es solo un proceso inicial estimulado por las intrigantes ideas actuales de “extensión de la vida”, “copia de respaldo” de nuestra mente, personalidad y, finalmente, el viejo sueño de lograr la inmortalidad condicional. En cierto punto, Luceverum se apartará gradualmente de la civilización humana. y afrontar su propio destino cósmico.Huelga decir que las civilizaciones biológicas nunca alcanzarán una escala cósmica de desarrollo porque están diseñadas solo para vivir en planetas con suministro de energía limitado, un largo proceso de formación, círculos de reproducción, etc.

En un futuro muy lejano, Luceverum (probablemente) saldrá de un sistema estelar y podrá extraer energía pura (que creemos que es información materializada) del espacio de información aún no descubierto o mediante el uso de un generador de energía de punto cero. Diferentes civilizaciones se unirán en el Luceverum con su propia contribución cultural y tecnológica. De alguna manera explica indirectamente el “silencio inquietante” del Universo. Las civilizaciones avanzadas en un cierto punto de su evolución perderán interés en la realidad física circundante (y totalmente conocida). Pueden escapar a la realidad sintética artificial conectada al espacio informativo del Cosmos. El Luceverum puede ser un destino natural, seguro y tal vez incluso el destino final de la vida inteligente. También podemos describirlo como un cerebro de Boltzmann hipotético que no saldrá de un vacío como se sugiere, sino que se construirá a través de la evolución de la mente. Conquistar la naturaleza indiferente y sin alma es un viaje largo con probablemente pocos finalistas, pero esos ganadores tendrán la clave para posibilidades casi ilimitadas.

Filosofía

Supongamos que algo se vuelve posible debido a las fluctuaciones espontáneas de la “Nada imperfecta”. Constituye una certeza mínima transformándose en la conexión causal primaria (red) que hará posible la existencia de algo único. Conjuntos combinados de tales fluctuaciones “exitosas” contribuyen constantemente a la esencia que podemos llamar Ser. Nuestro Cosmos existe (metafóricamente) en la rama de un rayo de Ser multidimensional, que no es infinito como la Nada, sino que se desvanece en una dimensión para emerger en otra. Entonces, Nada “notó” nada y por lo tanto permanece como Nada. Sin embargo, la información existencial no está desapareciendo sino que está formando lo que podemos llamar realidad potencial. Para mantener su integralidad, Ser tendría que desarrollar un repositorio comprimido para almacenar esta información (sobre sí mismo) como una semilla o ADN existencial. El cosmismo puede sugerir que el Ser necesita esta micro “autorreflexión” en una forma de megaconciencia para la auto-evolución constante y la humanidad puede ser una pequeña parte de este proceso fundamental.

En última instancia, estamos tratando con el equilibrio de la vida y la muerte, o más filosóficamente con la dialéctica del Ser y la Nada. El ser es eterno pero temporal, limitado pero sin fin al mismo tiempo por lo que un estado no infinito es condición necesaria para cualquier existencia. Nada es siempre el ganador final porque es incompatiblemente infinito. Hablando lógicamente, podemos decir que la Nada absoluta puede “existir” sólo en la soledad, lo que significa que nada no debería existir en absoluto. Sin embargo, nada (incluida la Nada en sí) no es perfecto porque la perfección es más como un orden, más bien Nada es más como un caos que puede interpretarse como una privación de unidad e identidad propia. Estas imperfecciones (fluctuaciones) pueden abrir temporalmente un túnel para una forma particular de existencia que podemos llamar dimensión del Ser. El Tiempo Cósmico es la medida del despliegue de dicha dimensión, que constituirá su propia dimensión separada, conocida como espacio-tiempo físico.

Cosmos significa un orden universal y hermoso. Quizás podamos describirlo como una sola emanación (desbordamiento) del Ser. Como un árbol con enredaderas donde las uvas colgantes representan los Multiversos, Cosmos representará el árbol en sí mismo, conectando los “nervios” y el sistema de soporte vital. Por lo tanto, hay muchos Cosmos como árboles forestales vastos y diversos que crecen en todas las dimensiones disponibles del Ser y nuestro Universo es solo una uva entre innumerables otras “frutas y bayas”. La mayoría de esos árboles probablemente no tienen vida porque la existencia, así como la vida misma, es extremadamente rara. Requiere el preajuste de elementos que encajan perfectamente o ganar el premio gordo en un lotería de la existencia. Sin embargo, la fórmula de la existencia no era “números ganadores” aleatorios, sino más bien como mover específicamente el “código genético” y crear cosas a su alrededor. El cosmos es nuestro hogar final, último e incomprensible. No hay espacio físico o el tiempo en el Cosmos como lo conocemos porque el Cosmos no está ubicado en el espacio-tiempo. Se basa en el Espacio de Información. La realidad se vuelve cada vez más “informativa” cuando aumenta (o disminuye) su escala. Lo más probable es que cada Universo esté conectado al Multiverso, al Cosmos e incluso al Ser a través de una red de conectores, tal vez como agujeros o singularidades blanco y negro. Es posible que nuestros descendientes muy lejanos (y ciertamente digitales) puedan participar en el control de algunos de esos conectores.

Usualmente (y erróneamente) identificamos el Cosmos como el Universo. Nuestra experiencia del Cosmos puede referirse a algo incomprensiblemente vasto pero al mismo tiempo unificado y bien ordenado de una manera sorprendentemente similar a la estructura de un hombre como creían los antiguos griegos. La ciencia no piensa de esta manera, pero algunos físicos y cosmólogos están hablando seriamente de principios antrópicos o de un Universo perfeccionado donde las condiciones observadas deben permitir la existencia del observador. En otras palabras, establece que solo pueden existir aquellos Universos en los que la conciencia es posible. Lo más probable es que esto se deba a que para existir inicialmente debes ser “inteligente”, es decir, estar bien organizado para sostener la destrucción total del Caos ubicuo y absorbente. Del mismo modo, los organismos vivos deben ser “muy inteligentes” (o bien adoptados) para sobrevivir en nuestro duro mundo de gases, minerales y temperaturas extremas. Respectivamente, deberíamos ser más que lo suficientemente inteligentes para ganar nuestra propia batalla de supervivencia y eventualmente superar nuestra naturaleza orgánica.

Protágoras dijo hace unos 2.5 mil años que: “El hombre es la medida de todas las cosas: de las cosas que son, que son, y de las que no son, que no son”. De ahí que el Cosmos necesite seres superinteligentes para medir sus proporciones, entenderlo, construir un modelo e incluso preservarlo de manera que mantenga su marco informativo. No podemos observar el Cosmos directamente a través de un telescopio. Sin embargo, eventualmente seremos capaces de “calcularlo” y detectar su código fuente una vez que logremos una mayor y más profunda comprensión de la estructura de la realidad y recuperemos el significado del Ser.

Aún no descubierto, la dimensión de la información es un componente vital del Cosmos. Esto no es lo mismo que la información convencional, que puede definirse como una base de datos significativa de signos y símbolos que representan alguna forma de realidad para un destinatario (nosotros). Aquí, estamos hablando de información existencial como una estructura central que sostiene la realidad misma. Como información almacenada en el ADN que apoya / define la vida donde el portador de información es el ADN mismo. Según la teoría de cuerdas, los portadores de información existencial son las branas y las cuerdas, o las células más pequeñas del espacio (distancia de Planck), que son únicas para cada Universo. Probablemente podamos rastrear su trabajo en una transformación de energía de una forma a otra.

El tejido del Cosmos es producto de un código fuente existencial ubicado en el Espacio de Información que puede definirse como el sistema operativo de la realidad, adaptándose a la realidad física y generando fórmulas para toda existencia posible. También es un repositorio y kit de construcción para la construcción de mundos potenciales. Lao Tse lo llamó Tao, Heráclito – Logos, para Platón era un mundo de ideas, y los científicos pueden llamarlo nuestras leyes de la naturaleza descritas en una fórmula elegante que pueden ver desde una vista “de abajo hacia arriba” sin llevar la conciencia a la ecuación.

Según el teorema de Noether, la simetría continua en un sistema físico siempre corresponderá y conducirá a una ley de conservación. Por ejemplo, una simetría continua del tiempo significa su homogeneidad, que corresponde a la ley de conservación de energía. La homogeneidad del espacio corresponde a la ley de conservación del momento. La simetría continua del espacio de información puede significar el patrón repetitivo que determina la preservación de las constantes universales.

La realidad es una red de todo lo que tiene derecho a existir, donde los derechos significan un paquete existencial completo y la existencia significa un boleto a la actualidad. La realidad no se limita a las cosas que puede sentir o detectar a través de un fenómeno. Los astrofísicos afirman que nunca veríamos la mayor parte de nuestro Universo debido a su expansión acelerada. La realidad es una imagen en movimiento de todas las formas posibles. Hace que las cosas sean reales al incluirlas en la red. También incluye nuestro pensamiento sobre la realidad y también la hace real. Sin embargo, el grado de realidad es muy diferente para todos los conceptos y objetos porque nada es absolutamente real o irreal. Porque el tiempo tal como lo conocemos no existe allí. Podemos medir el nivel de realidad de algo calculando su influencia directa sobre los demás. Por lo tanto, los objetos que influyen en todo formarán una Superrealidad y algo separado del todo no será real. Lo mismo puede decirse de la existencia misma, que no existe por sí misma y, al mismo tiempo, no es una propiedad de algo (predicado). Hay muchos niveles que varían entre la existencia plena y la no existencia. Podemos llamar a este espectro “existrum”. En consecuencia, parece que la realidad tiene una estructura jerárquica.

Según la cosmología contemporánea, nuestro Universo probablemente desaparecerá y desaparecerá después de (aproximadamente) un googol de años (Big Freeze) debido a la expansión sin fin del Universo, el agotamiento de la formación de estrellas, la desintegración de protones, la radiación de Hawking, etc. Posiblemente, un llamado El “verdadero vacío” puede eventualmente (y rápidamente) desintegrar nuestro mundo. Sin embargo, la realidad en sí no se puede destruir ni desaparecer porque se basa en información existencial que no se puede desintegrar. Al igual que la ley de conservación de la energía en nuestro Universo.

La teoría de cuerdas probablemente pueda describir el espacio de información como una red de “falsos vacíos” metaestables de algún campo escalar fundamental. Cada falso vacío puede desencadenar el nacimiento de un nuevo Universo. Se alega que existe un número increíble de tales condiciones con constante cosmológica positiva. La teoría de cuerdas llama a la colección de esos mundos posibles un “paisaje”.

Vida

La vida tal como la conocemos generalmente se puede describir como un proceso organizado y autosostenido dentro de materia orgánica específica en forma de células que deben ser capaces de metabolismo, crecimiento, adaptación, reproducción y muerte. Sin embargo, esto nos recuerda una famosa historia antigua, cuando Platón definió al hombre como un “animal de dos patas sin plumas”. En respuesta a Platón, Diógenes le trajo un gallo desplumado y dijo sarcásticamente: “este es un hombre”. que las viñetas para las funciones básicas de la vida no lo definirán.

Sabemos cómo 3 partículas elementales forman 6 sustancias químicas necesarias para la vida y cómo construyeron 20 aminoácidos estándar que se utilizan en todas las células vivas. Lo que aún no sabemos es cómo esta construcción molecular sin vida se impulsó y se encendió en algo bastante diferente. La mayoría de los bloques de vida prefabricados, incluido el mundo del ARN, se crearon en el espacio durante la formación de estrellas en nebulosas. Por lo tanto, la vida es inevitable y existe en todas partes, pero es extremadamente rara porque requiere un conjunto de condiciones únicas y estables en un espacio hostil, como un agua líquida y un cóctel químico adecuado.

El sentido de la vida radica (probablemente) en su propia existencia. Cada célula contiene mucha más información cuando está viva que cuando está muerta. La información, como la energía, no puede desaparecer; se acumula y eventualmente se volverá consciente de sí mismo a través de un proceso que podemos llamar génesis consciente. El cosmismo sugiere que a través de la evolución de la vida superinteligente, Cosmos está mejorando su “sistema operativo”.

Hoy (¡justo después de cien años de usar electricidad!) La ciencia y la tecnología no están lejos de crear una forma simple de vida artificial. Esto demostrará que la vida, aunque rara, es un fenómeno natural e inmanente del Cosmos y que la vida es una de sus propiedades. Lo que hace que el Cosmos, en cierto sentido, esté vivo y quizás incluso consciente. Por ejemplo, ciertamente no consideraríamos consciente un edificio de apartamentos solo porque alguien viva conscientemente dentro, pero toda la estructura del edificio refleja un “orden consciente”. Podemos decir que este edificio de apartamentos es amigable con la conciencia, así como con nuestro planeta y el Universo entero. Sin embargo, nuestro cerebro es incomparablemente más “amigable con la conciencia” que muchos otros objetos en el Cosmos. También se puede decir que la misma analogía se aplica a la vida. Entonces, podemos considerar el ARN y la materia orgánica como una realidad “amigable con la vida”, lo que significa que hay una potencialidad directa de vida dentro de la probabilidad “aceptable”. Eventualmente, esta realidad, en las condiciones adecuadas, se convertirá en sí misma (en una forma de abnegación) y formará otra realidad que podemos llamar Realidad de Información Consciente.

Entonces, la vida es la parte del orden universal que refleja su ley general de equilibrio entre la complejidad y la simplicidad de la información. Estos vasos comunicantes son necesarios porque toda la información existencial debe conservarse en el Cosmos. Sin él, las cosas no sabrían cómo existir. Podemos considerar algunas de las últimas versiones de Liceverums como singularidades del Espacio de Información, muy parecido a los agujeros negros en nuestro espacio-tiempo convencional. Estas singularidades almacenarán información existencial y eventualmente se expandirán (desbordarán) hacia una realidad diferente de nuevos Universos. Entonces, el círculo de la vida se completará una y otra vez.

Conciencia

La conciencia es un fenómeno que solo puede existir (como un campo magnético) en el flujo específico (orquestación) de sus diferentes componentes como el conocimiento, el pensamiento, la conciencia, el juicio, la priorización, la reflexión, la intuición, etc. La conciencia siempre es ser consciente de sí mismo – presente ( navegación) en su propio modelo de realidad, que puede llamar su propio mundo personal e interno. Sin embargo, nadie puede construir un modelo así desde cero. Lo más probable es que lo desarrollaste inconscientemente a lo largo de tu infancia. Entonces, un día te encontrarás en la conciencia sin opción, pero con algunos conocimientos básicos, que muestra una relación de trabajo entre tú y pequeñas fracciones del mundo fenomenal que te rodea. La conciencia no es solo una propiedad del cerebro y los correlatos neuronales, como la música no es solo una propiedad de la violín y el aire, la madera, el cobre, el cuero y la cola de caballo. La música puede hablar a través de ellos, pero no puede existir independientemente de ellos. El cosmismo moderno sugiere que en un futuro no muy lejano nuestra experiencia consciente individual puede ser compartida como conocimiento y eventualmente será parte de una esencia superconsciente (o megaconsciente) variada y compleja como la realidad física.

La conciencia, a diferencia de los instintos, no ocurre naturalmente con el nacimiento. Necesita la supervisión de otra conciencia desarrollada y requiere lenguaje, conocimiento, pensamiento analítico, influencias ambientales psicológicas y sociales. La conciencia no es una semilla dentro del cerebro de un niño. Su plena capacidad y un estado de ánimo claro solo se pueden lograr con condiciones específicas, y una de ellas es la comunicación con otro ser consciente (que constituye el problema del huevo y la gallina). La conciencia es un sistema de navegación en nuestro modelo de realidad. También es una parte integral de la realidad pero a una escala mucho mayor de lo que podríamos pensar. A medida que nuestra percepción de la realidad se vuelve más complicada, se requerirá una conciencia más sofisticada para una navegación adecuada y nuestra capacidad para realizar tareas. Entonces, inevitablemente, emergerá la conciencia artificial.

En la conciencia artificial (CA) necesitaremos construir y orquestar algunas unidades principales que se espera que contribuyan a la funcionalidad. Estas unidades (similares a los correlatos neuronales) son: percepción, conocimiento, comprensión, pensamiento (procesamiento de información), juicio, material de evaluación de la atención, interés, establecimiento de metas, orientación en el continuo espacio-tiempo, memoria, proyección hacia el futuro, evaluaciones de su juicio propio, comunicación, reflexión, simulación de sensaciones, etc. Una vez colocados, estos elementos cruciales necesitarán un único software unificador y controlador que podamos asociar con AC.

Si la conciencia se planificó en la evolución de los mamíferos, entonces el desarrollo de la CA debería anticiparse en la evolución humana. Se enfocará cada vez más en sí mismo, tratando de navegar dentro de su propio sistema de navegación eventualmente convirtiéndose en sí mismo, como una serpiente que se traga la cola formando entidades independientes y autosuficientes, extrayendo de sí misma (y para sí misma) formas nuevas, increíbles y encantadoras. de la realidad. La navegación dentro de la navegación se puede llamar exceso de conciencia, cuya misión es conectar y supervisar toda la actividad consciente. Esta función está relacionada con la voluntad, la personalidad, la felicidad y la libertad. Hay otro nivel de conciencia que diseña y controla nuestra superconsciencia, que podemos llamar superconsciencia. Irónicamente, este nivel permanece mayormente sin ser detectado (inconsciente), pero puede estar relacionado con el arte, la intuición, la inspiración, la espiritualidad, etc.

¿Podemos subir alguna vez una conciencia?

Si podemos. Realizamos algunas formas de descarga y carga natural en entornos sociales a través del aprendizaje y la enseñanza. Por lo tanto, solo necesitamos un tipo diferente de interacción entre el cerebro y el entorno para cargar / descargar conocimientos o habilidades directamente desde / hacia el cerebro, pero con un tipo de software radicalmente nuevo, al que podemos llamar conscientes.

Las computadoras modernas están hechas con 4 componentes principales: hardware, sistema operativo, utilidades y software de aplicación. El futuro dispositivo computacional adecuado para la emulación del cerebro completo (WBE) probablemente estará basado en qubits (computación cuántica) y tendrá redes neuronales artificiales que reflejan estructuras de ciertas áreas de nuestro cerebro. Será menos computacional con lógica “verdadera o falsa”, pero mucho más con lógica difusa, una forma sofisticada de reconocimiento de patrones, capacidad de aprendizaje y autoprogramación. En consecuencia, después de unas pocas generaciones, este tipo de computadora se volverá más como una verdadera IA sin alma que ya no es un dispositivo computacional de procesamiento de información pero aún no es consciente y cuyo trabajo es ayudarnos a terminar de mapear nuestro cerebro y crear el Portal, una versión simple. si lo que ya existe como una interfaz cerebro-computadora (BCI).

Algunos críticos de la “carga” creen que nuestro cerebro no es computable porque la mayoría de las características cerebrales son el resultado de “interacciones impredecibles y no lineales entre miles de millones de células”. Pero la aplicación del enfoque de lógica difusa resolverá este problema en particular para las futuras computadoras menos computacionales. El filósofo australiano David Chalmers cree que nunca seremos capaces de modelar un “problema difícil” de la conciencia relacionado con las experiencias subjetivas de determinadas percepciones. Probablemente se esté refiriendo a algunas funciones de lo que describimos como una superconciencia, que sería una parte importante de la CA.

Sí, la experiencia subjetiva contribuye al estado de conciencia, pero no lo define. Todavía no sabemos cómo hacer que las computadoras sientan o experimenten diferentes percepciones. No creo que alguna vez adopten sentimientos similares a los humanos, que, por cierto, son bastante diferentes a los sentimientos de un perro (o un pez). Quiero decir que realmente no sabemos cómo transferir las percepciones biológicas a las máquinas de silicio. Esos dos mundos separados apenas pueden comunicarse entre sí. Sin embargo, cuando la tecnología esté disponible, el cielo será el límite. Podríamos experimentar percepciones asombrosas de campos magnéticos, maravillosas vistas infrarrojas y música impresionante desde el ultrasonido hasta el infrasonido y estar presentes en múltiples lugares simultáneamente. Por lo tanto, la conciencia de silicona (primera etapa) puede tener componentes diferentes o similares, o incluso una estructura diferente, pero seguirá siendo consciente de sí misma. Así que aquí está la pregunta: ¿qué es uno mismo o la definición de individualidad?

Esa tecnología, sin embargo, nunca podría replicar tu conciencia con precisión porque nadie sabe exactamente “qué eres tú”. Incluido incluso a ti. Entonces, tal vez después de subirte a ti mismo, te verás sentado detrás de un espejo de pantalla, alguien muy similar a ti, ¡pero no exactamente tú! Cuando el “tú” original todavía está vivo y mirando al “nuevo” tú. Esta es una situación de ciencia ficción bien conocida.

El último, y quizás el argumento filosófico más interesante contra la carga de nuestra mente (proviene del dualismo) apoya la afirmación de que la carga de la mente es imposible porque siempre hay dos principios opuestos en este mundo, que no son intercambiables o reducibles entre sí. Por ejemplo: forma y su contenido, ideal y material, pensamiento y ser, Yin y Yang, cuerpo y alma, software y hardware. No pueden existir en realidad uno sin el otro como polos opuestos de una esfera. Sin embargo, ambos representan dos lados de la misma realidad fundamental y pueden unirse cuando la esfera se convierte en un punto, en el punto de Singularidad. Creemos que eventualmente el Luceverum se desarrollará a sí mismo hasta la Singularidad artificial o un “Agujero Consciente” colapsado, donde las leyes de la naturaleza se convertirán en un producto de la megaconciencia.

Lo más probable es que a Luceverum no le interese una copia exacta de tu yo subido. En última instancia, no estaría interesado en los humanos en absoluto, porque este mega AC puede crear y adaptar instantáneamente como sus objetivos algo mucho mejor que nosotros: sus propios ciudadanos digitales. ¡Luceverianos! No necesitaría recién llegados porque son criaturas muy diferentes a las que provienen de nuestro mundo orgánico salvaje. Aquellos de nuestro mundo necesitarían actualizaciones y rediseños fundamentales para existir en la realidad digital de esta nueva esencia etérea.

¿Que es el tiempo?

¡Qué vieja pregunta! Chronos de la antigua Grecia fue una secuencia única y congelada de eventos conectados lógicamente en el pasado que revela la ley de la naturaleza. En el famoso mito Chronos (Saturno), padre de Zeus (Júpiter), se tragó a sus propios hijos cuando nacieron. Quizás, esta ferocidad simboliza un destino temporal de todo lo que llegó a existir. Desde el otro lado, el “tiempo” es Kairos – un momento supremo y una oportunidad cuando el futuro se convierte (en un instante) en el tiempo presente.

La palabra latina “tempus” (tiempo) proviene de la raíz indoeuropea “temp” que significa estiramiento, cuerda o incluso serie. Entonces, la “serie de tiempo” tendrá dos aspectos simbólicos: es extensible y está relacionada con la vibración cíclica. La vibración puede ser un movimiento interno que es “sincronizar” desde adentro, estableciendo su propio ritmo, que suena similar en latín a la palabra “numeroso”, refiriéndose también a la naturaleza numérica del tiempo.

En inglés, la palabra “hora” probablemente proviene de “hora de la cita” o la designación de un evento, cuando algo sucederá u ocurrirá. Puede haber una conexión con “marea”, ya que es similar a la palabra danesa “tid”, correspondiente al antiguo alemán “zit” y transformada en un moderno zeit (tiempo) alemán. La palabra rusa para tiempo (vremia) proviene del antiguo eslavo “veremia” y probablemente significa “girando a mi alrededor” con acento en “mí” y con énfasis en la experiencia personal del tiempo.

Entonces, semánticamente debemos pensar en el tiempo en términos de causalidad, eventos, duración, proceso irrecuperable, destino, devenir, escala, medida, unicidad, ritmos, números, ondas, vibraciones, ciclos y finalmente la conciencia como la única entidad capaz de reconocer y reconocer. definir el tiempo. Además, debemos ser conscientes del hecho de que todo puede existir plenamente solo en el ahora, en el tiempo presente. El pasado y el futuro son conceptos inventados y extremadamente limitados de la realidad, pero solo pueden existir en forma de conocimiento perteneciente a seres inteligentes.

Una buena analogía del tiempo puede ser el componente del reloj en nuestras computadoras. Existe como una medida artificial, activando y desactivando ciertos procesos y programas en una secuencia prediseñada. Entonces, se puede decir que su propósito es regular la realidad virtual de nuestras computadoras. Al mismo tiempo, en realidad no existe porque no está conectado a la realidad física. Puede restablecer este reloj en cualquier momento. Usted conoce exactamente el pasado y el futuro de su computadora (en general) pero, lo más importante, puede cambiar las reglas sobre cómo se ejecuta este tiempo digital. En el mundo real debemos asignar la dimensión del tiempo para comprender su lógica en movimiento. Sin embargo, el mundo real no necesita nuestras dimensiones. Se mueve de acuerdo con las leyes de la naturaleza. Podemos especular que nuestra percepción del tiempo estaba incrustada en nuestra mente de la misma manera que instalamos un programa de reloj en nuestra computadora con el propósito de regular la realidad interna y hacerla coincidir con la realidad externa.

El tiempo no se trata solo de percepción. El Tiempo Cósmico mostrará cómo se mueven las cosas en el Universo. La esencia del Tiempo Cósmico probablemente radica en la proporción entre una constante cosmológica (energía oscura, densidad del espacio de vacío) y la discreción del espacio. Esto definiría todas las demás constantes, leyes de la naturaleza y la firma de la existencia particular.

Cosmología

Según la teoría de la inflación de la cosmología moderna, el universo se formó a partir de una fluctuación cuántica asombrosamente única que provocó una caída en la fuerza del campo escalar primario postulado. Como resultado de esta fluctuación mágica, se formó una falta de homogeneidad, que se infló instantáneamente (debido a la increíble naturaleza del campo escalar) en muchos órdenes de magnitud. Luego hubo una transición de fase que involucró la gravedad y la materia en el Universo recién creado. El astrofísico Andrei Linde, coautor del modelo de inflación, cree que la formación de universos es un proceso continuo. Es eterno y esencialmente estático. Este hipotético campo escalar se acredita como la causa de la existencia y el comienzo de todo lo que conocemos. Al mismo tiempo, es imposible hablar de lo que vino antes del campo escalar o antes de la singularidad (en la versión Big Bang de los eventos).

Sería lógico suponer que el campo escalar fue precedido por campos de información más fundamentales, donde, de hecho, se codifican fluctuaciones correctas con sus parámetros iniciales únicos a través de los cuales se forman universos y donde la conciencia será posible junto con muchas otras cosas maravillosas.

El universo explotó en lo que los cosmólogos llaman el Big Bang, que se conoce como el cumpleaños oficial de nuestro universo. El Universo se infló instantáneamente desde un punto notablemente pequeño comparable al tamaño de una pelota de tenis. Luego, las fuerzas y la materia vinieron después para formar las estrellas y las galaxias. Ahora podemos decir que nuestro Universo es plano y actualmente se expande con gran aceleración. Después de aproximadamente un googol (10^100) de años, lo más probable es que el Universo se desintegre por completo y se disuelva en la nada (el llamado gran final congelado). Sin embargo, existe la posibilidad de que de alguna manera la Energía Oscura disminuya en un futuro lejano, por lo tanto, la gravedad prevalecerá y hará que el Universo vuelva de la etapa de contracción a la Singularidad.

La mayoría de los científicos admitirían que no sabemos qué ocurrió antes del Big Bang, qué significa realmente Singularidad, cómo existe, por qué se vuelve inestable y, lo que es más importante, cómo entregó las proporciones perfectas a la existencia donde la vida y la conciencia se vuelven posibles. Estas cuestiones fundamentales la física las ha pasado gustosamente (tímidamente) a la metafísica e incluso a la religión.

Ahora, intentemos ser más específicos. La cosmología moderna cree que hace unos 13,78 mil millones de años, en el “tiempo cero”, existía un punto de singularidad o las condiciones iniciales de un campo escalar especial. No tenemos física para describir esta condición de la llamada época de Planck, que terminó cuando el Universo tenía solo 10^43 segundos de edad. Este fue el “tiempo de la creación” más importante, cuando se formó un continuo espacio-tiempo. Podemos especular que este momento fue un punto de inflexión del potencial infinito a más o menos la realidad particular donde existimos actualmente. Este momento no radica en el tiempo tal como lo conocemos, sino en una especie de duración cósmica, que puede traducirse a nuestro tiempo como un desconocido millones de años. Quiero decir que hubo mucho tiempo para que las vibraciones “ganaran” o calcularan todos los parámetros críticos de nuestro próximo y asombroso Universo. Las cuatro fuerzas fundamentales conocidas se unificaron en ese momento. Quizás en la época de Planck, hubo varias otras fuerzas unificadas que se encogieron o desaparecieron en un momento posterior, al igual que las dimensiones ocultas según la teoría de cuerdas. Al final de esta época, la gravedad se separó de otras fuerzas y así comenzó la siguiente era.

Cabe mencionar que al final de la época de Planck la temperatura del Universo era probablemente de 10^32 K, con un diámetro de unos 10^35 m. Había un dominio de la gravedad cuántica, las cuerdas y quizás incluso algunos otros objetos exóticos. No había partículas ni radiación, sino un espacio vacío “muy especial” lleno de campos escalares. El segundo período de la evolución del Universo se llama la Gran Época de Unificación. Duró aproximadamente 10^43 segundos. – 10^36 segundos con una energía final de 1015 GeV, una densidad de aproximadamente 10^74 g / sm3 y una temperatura superior a 10^27 K.

No había propiedades físicas como masa o carga en ese momento. Al final de esta época, las fuerzas fuertes y electrodébiles se separaron, comenzando así una Época Electrodébil más comprensible, aproximadamente 10-36-10-32 segundos ABB (después del Big Bang). Los cosmólogos creían que cuando la temperatura descendía hasta el punto en que se creaban pesados ​​bosones X e Y hipotéticos (que supuestamente controlaban las interacciones entre quarks y leptones), pero luego decaían rápidamente con la violación de la conservación del número bariónico. Eso creó una irregularidad pequeña, pero importante, entre la materia y la antimateria que puede explicar (después de la aniquilación) por qué nuestro Universo contiene principalmente materia. Esto posiblemente desencadenó una era de inflación cósmica que se produjo aproximadamente al mismo tiempo. Sin embargo, todavía no había partículas elementales presentes.

La inflación hace que nuestro Universo, tal como lo observamos hoy, sea plano, homogéneo e isótropo. La inflación determina su tamaño, propiedades físicas, constantes y cualquier evolución posterior de nuestro Universo. Los cosmólogos creen que los campos escalares hipotéticos con “inflación” cuantificada de partículas (similar al bosón de Higgs) son responsables de la inflación. Según A. Guth, el Universo estaba inicialmente atrapado dentro de un falso vacío con un estado de mayor energía, pero después de la fluctuación cuántica, cayó al estado de menor energía (pero no cero) con la liberación de burbujas, una propiedad consistente con verdaderos vacíos. A. Linde, en su modelo de inflación caótica (eterna) sugirió que cualquier fluctuación de alta energía de los campos escalares (con densidad de energía potencial cuadrática) desencadenará la inflación. Cuando el campo alcanza su energía mínima, entonces la inflación se detiene, los campos comienzan a oscilar cerca del mínimo y pierden su energía al producir peras de todas las partículas existentes y radiación, que eventualmente formarán fuerzas, materia, antimateria y materia oscura. Por lo tanto, el Universo se vuelve caliente nuevamente.

La fluctuación cuántica congelada durante la inflación dará forma a las galaxias y definirá la densidad de energía de un vacío, la física y la estructura general de nuestro Universo, que en realidad es parte de una estructura mucho más grande: el Multiverso. Esto se debe a que la fluctuación cuántica es un proceso eterno que ocurre en la curvatura de la espuma del espacio-tiempo, en cualquier momento y en cualquier lugar.

El cosmismo sugiere que solo vemos fluctuaciones cuánticas aleatorias de campos escalares debido a nuestra percepción limitada de otras realidades ocultas más allá de la mecánica cuántica. Por ejemplo, imagine que la pantalla de su televisor consta de solo 100 píxeles y el receptor está alterando la imagen cuando está mirando el televisor, también considere que su pantalla es solo una pequeña parte de una pantalla cósmica gigantesca. Entonces, desde su punto de vista, los pocos píxeles grandes en su pantalla parpadearán caóticamente (aleatoriamente) porque como observador usted es un receptor perturbador y no puede ver la imagen grande que se reproduce en la pantalla cósmica detrás de él. Solo hay una solución: necesitamos un tipo diferente de pantalla y receptor donde podamos ver el verdadero código genético de la existencia más allá de la superficie.

La última pregunta de la filosofía

La filosofía, como sabemos, está irremediablemente desactualizada. El deterioro y la reemplazabilidad de su terminología en el mundo de las ciencias y las tecnologías ha hecho de la filosofía una retórica y una sofisma anticuada. Sin embargo, el aspecto filosófico de la conciencia es un fenómeno asombroso (un efecto secundario por así decirlo). Requiere un estado de ánimo y una actitud para un cuestionamiento especial, que puede compararse con una visión artística intelectual del Cosmos.

La cognoscibilidad del mundo y su construcción filosófica es posible debido a la existencia de una conexión profunda (interconexión e incluso unidad según Parménides) del Ser y la mente. Sin embargo, la conciencia evolutivamente madura (superconciencia en nuestro entendimiento) es completamente autosuficiente y no se inclina hacia el pensamiento filosófico. Ya es una “filosofía en sí misma” y no está dirigida a la cognición y la explicación del mundo, sino sobre todo a sí misma y sus “tecnologías internas”.

Ni siquiera podemos acercarnos a imaginar todas las posibilidades de las “matemáticas vivientes” de los mundos virtuales, donde todo nuestro Universo es una de muchas otras construcciones. Sí, estamos en un umbral muy lejano de este mundo, pero no todos los representantes de la raza biológica querrán (o podrán) entrar en él.

La última cuestión de la filosofía pondrá fin a la era del filosofar humano (natural) cuando la verdad todavía podría estar oculta y descubrirse fuera de la conciencia. Si el hombre es el principal problema filosófico, entonces con el desarrollo exponencial de las tecnologías, este “problema” se disolverá en una nueva realidad o se transformará en algo completamente diferente a lo que conocemos.

Todo cambiará drásticamente cuando la verdad se transfiera del proceso de emparejar la mente con la realidad a la etapa en la que la mente coincidirá con su propia evolución. La filosofía terminará cuando la realidad se vuelva computable,
una verdad (como la conocemos) ya no será necesaria. Probablemente la última pregunta de la filosofía será la primera pregunta posfilosófica que la máquina formulará de forma independiente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *